Privilegio Marital - Comprenda los Procesos - <dictionary translation="&" stone>Shook & Stone</dictionary>
Necesario

Privilegio matrimonial: comprender los procesos

Privilegio matrimonial: comprender los procesos

Según la ley de Nevada, ninguna persona puede negarse a ser testigo, negarse a revelar cualquier asunto, negarse a presentar cualquier objeto o escrito, o impedir que otra persona haga lo mismo. NRS 49.015. Esto es cierto, a menos que se le conceda un privilegio.

Para preservar el carácter confidencial de cierto tipo de conversaciones, el mundo jurídico ha caracterizado ciertas comunicaciones como “privilegiadas” de modo que no se puede obligar a las partes a testificar sobre el contenido de las comunicaciones confidenciales. Por ejemplo, los privilegios se aplican comúnmente en los siguientes escenarios:

  • Comunicaciones entre abogado y cliente.
  • Comunicaciones entre un médico y un paciente.
  • Comunicaciones entre cónyuges legalmente casados.

Este artículo aborda específicamente la tercera categoría de comunicaciones, las que se producen entre cónyuges. Nevada codifica los privilegios en el Capítulo 49 de los Estatutos Revisados de Nevada (NRS) y el llamado Privilegio Matrimonial está codificado en NRS 49.295, que dice:

NRS49.295 Marido y mujer: Regla general de privilegio; excepciones.

  1. Salvo que se disponga lo contrario en las subsecciones 2 y 3 y NRS 49.305:
    1. Un marido no puede ser interrogado como testigo a favor o en contra de su esposa sin su consentimiento, ni una esposa a favor o en contra de su marido sin su consentimiento.
    2. Ni el marido ni la mujer pueden ser interrogados, durante o después del matrimonio, sin el consentimiento del otro, sobre cualquier comunicación hecha por uno al otro durante el matrimonio.
  2. Lo dispuesto en el apartado 1 no se aplica a:
    1. Procedimiento civil iniciado por o en nombre de un cónyuge contra el otro cónyuge;
    2. Procedimiento para comprometer o de otro modo colocar a un cónyuge, los bienes del cónyuge o tanto el cónyuge como los bienes del cónyuge bajo el control de otro debido a la supuesta condición física o mental del cónyuge;
    3. Procedimiento iniciado por o en nombre de un cónyuge para establecer su competencia;
    4. Procedimiento en el tribunal de menores o tribunal de familia de conformidad con el título 5 de NRS o NRS 432B.410 a 432B.590, inclusive; o
    5. Proceso penal en el que se imputa a uno de los cónyuges:
      1. Un delito contra la persona o los bienes del otro cónyuge o de un hijo de cualquiera de ellos, o de un hijo bajo la custodia o control de cualquiera de ellos, ya sea que el delito se haya cometido antes o durante el matrimonio.
      2. Bigamia o incesto.
      3. Un delito relacionado con el abandono de un hijo o la falta de manutención del otro cónyuge o hijo.
  3. Las disposiciones del inciso 1 no se aplican en ningún proceso penal a hechos que tuvieron lugar antes del matrimonio del marido y la mujer.

Considere el siguiente escenario común. Un marido conduce y su esposa va en el asiento del pasajero. Están involucrados en una colisión. El marido mira a su esposa y le dice: "Creo que fue mi culpa". Posteriormente se discute la responsabilidad en el asunto y la esposa teme verse obligada a revelar la aparente admisión de su marido. En este caso, no se puede obligar a la esposa a declarar contra su marido porque la comunicación es privilegiada.

Tanto el marido como la mujer son titulares de este privilegio. Incluso si la esposa quiere testificar contra su marido, él puede invocar el Privilegio Marital e impedir que ella testifique sobre su conversación matrimonial privada.

Por supuesto, existen excepciones al privilegio matrimonial y formas en que se puede renunciar al privilegio. NRS 49.305 y NRS 49.385 establecen esas excepciones:

NRS49.305 Marido y mujer: Excepción por locura. Cuando un marido o mujer está loco y así ha sido declarado por un tribunal de jurisdicción competente, el otro será un testigo competente para testificar sobre cualquier hecho que haya ocurrido antes o durante dicha locura. , pero el privilegio de testificar cesará cuando un tribunal de jurisdicción competente determine que la parte declarada demente está en su sano juicio, y el marido y la mujer tendrán entonces las limitaciones y privilegios testimoniales previstos en NRS 49.295.

NRS49.385 Renuncia de privilegio por divulgación voluntaria.

  1. Una persona a quien estas reglas confieren un privilegio contra la divulgación de un asunto confidencial renuncia al privilegio si la persona o el predecesor de la persona mientras posee el privilegio revela o consiente voluntariamente la divulgación de cualquier parte importante del asunto.
  2. Esta sección no se aplica si la divulgación es:
    1. En sí misma una comunicación privilegiada; o
    2. Hecho a un intérprete contratado simplemente para facilitar las comunicaciones.

La excepción al privilegio que se encuentra en NRS 49.305 rara vez se utiliza, pero la exención analizada en NRS 49.385 es una forma común en que se descarta el Privilegio Marcial.

Volviendo a nuestro escenario, consideremos que un día habla con sus amigas, les cuenta la colisión y ellas comparten con terceros lo que admite su marido. Aunque no fuera intencional, la esposa renunció al privilegio matrimonial. Al compartir su conversación con personas con quienes no comparte ningún privilegio, la esposa ha destruido el Privilegio y ha expuesto la responsabilidad de su marido. Si la esposa hubiera estado contándole el incidente a su terapeuta en lugar de a sus amigos, el Privilegio Marital aún se conservaría porque, según NRS 49.385, el privilegio permanece intacto si la revelación se hace dentro del contexto de otra conversación privilegiada (en este caso entre un terapeuta y un cliente).

Finalmente, imagine si tanto el marido como la mujer resultan heridos en el accidente automovilístico. El marido inicia una demanda por lesiones personales contra el otro vehículo alegando que el otro conductor causó el accidente. La esposa también desea presentar un reclamo por lesiones personales contra la parte culpable. Sin embargo, como pasajera, tendrá que elegir entre presentar una reclamación contra el conductor del otro vehículo o contra su propio marido.

En este escenario, como lo establece NRS 49.295(2)(a), el marido no puede impedir que su esposa testifique sobre el contenido de su conversación en un “procedimiento civil iniciado por o en nombre de un cónyuge contra el otro cónyuge”. Por lo tanto, la esposa podría presentar una demanda contra su propio marido y utilizar su admisión de culpa para establecer la responsabilidad.

En conclusión, tenga en cuenta que el Privilegio Matrimonial, como otros, se crea por ley y, por lo tanto, está sujeto a la interpretación de esa ley. El Privilegio se puede utilizar como espada y escudo dependiendo de las circunstancias. Para evitar una renuncia involuntaria, las comunicaciones realizadas en el contexto de un reclamo deben ser monitoreadas de cerca. De no hacerlo podría resultar en la pérdida del reclamo o demanda.