¿Deben tomarse en serio las lesiones de tejidos blandos? - <dictionary translation="&" stone>Shook & Stone</dictionary>
Necesario

¿Deben tomarse en serio las lesiones de tejidos blandos?

¿Deben tomarse en serio las lesiones de tejidos blandos?

Algunas de las lesiones más comunes sufridas en accidentes automovilísticos son lesiones agudas de tejidos blandos, particularmente en incidentes que involucran colisiones de bajo impacto. Desafortunadamente, estas lesiones a menudo se ignoran como menores y no se toman tan en serio como debería en muchos casos.

Si bien algunas lesiones de tejidos blandos son ciertamente menores y no son motivo de preocupación, otras tienen el potencial de ser graves, permanentes y debilitantes, razón por la cual todas las lesiones de tejidos blandos deben tomarse en serio.

El traumatismo de los tejidos blandos puede afectar los tendones, ligamentos, fibras musculares y nervios del cuerpo. Si estuvo involucrado en un accidente, incluso uno de bajo impacto, haga de visitar a un médico una prioridad.

 

Síntomas de lesiones de tejidos blandos

Las lesiones de tejidos blandos son un tipo común de lesiones en músculos, tendones y ligamentos de nuestro cuerpo. Si bien pueden ser causados por un trauma repentino, a menudo son el resultado de un uso excesivo o un esfuerzo repetitivo.

Si no se tratan, las lesiones de los tejidos blandos pueden provocar dolor intenso y complicaciones que podrían afectar la capacidad de la persona lesionada para realizar las tareas cotidianas.

 

Dolor intenso e hinchazón

Las lesiones de tejidos blandos pueden ser bastante debilitantes y provocar dolor intenso e hinchazón en el área afectada. La intensidad del dolor y la hinchazón varía según el tipo y extensión de la lesión.

Los esguinces y las torceduras, por ejemplo, pueden causar dolor agudo e hinchazón, generalmente acompañados de una reducción del rango de movimiento.

Por otro lado, las lesiones agudas que involucran hematomas generalmente causan un dolor agudo y punzante, acompañado de una decoloración negra y azul en el área afectada.

Las lesiones graves de los tejidos blandos pueden afectar la función corporal y tener consecuencias a largo plazo. La movilidad reducida, la debilidad muscular y el dolor crónico son comunes en los casos en que la lesión no se trata o se trata de forma inadecuada.

En algunos casos, la hinchazón grave puede incluso impedir el flujo sanguíneo al área afectada y provocar más complicaciones.

Busque atención médica de inmediato cuando se produzcan lesiones en los tejidos blandos, especialmente si son graves.

Los planes de tratamiento pueden incluir desde el famoso método del arroz (Reposo, Hielo, Compresión, Elevación) hasta cirugía, dependiendo del grado de la lesión. Incluso el dolor y la hinchazón moderados no deben subestimarse, ya que pueden indicar una lesión subyacente más grave.

 

Pérdida de flujo sanguíneo al área

Cuando se trata de lesiones de tejidos blandos, un factor importante a considerar es la posible pérdida de flujo sanguíneo al área afectada. Como resultado de estas lesiones, pueden producirse daños a los vasos sanguíneos e interrupciones en el suministro de sangre, lo que puede provocar lesiones catastróficas y complicaciones graves, como la pérdida de una extremidad.

Las lesiones que implican un sangrado significativo pueden ser particularmente peligrosas y el uso de medicamentos anticoagulantes puede afectar aún más la gravedad del sangrado. Si bien algunas lesiones solo pueden provocar sangrado o hematomas leves, otras pueden provocar una pérdida de sangre grave y potencialmente mortal.

Las opciones de tratamiento pueden incluir medicamentos, cirugía u otras intervenciones según la naturaleza y gravedad de la lesión.

 

Moretones en el lugar de la lesión

Los hematomas en el lugar de la lesión son un indicio común de una lesión de tejidos blandos. Los hematomas ocurren cuando se dañan pequeños vasos sanguíneos debajo de la piel, lo que provoca sangrado y decoloración de los tejidos circundantes.

Si bien los hematomas suelen ser lesiones menores, pueden ser un signo de una lesión subyacente más grave en los tejidos blandos. Los moretones que son generalizados o que no mejoran después de unos días pueden indicar un daño tisular significativo que requiere atención médica adicional.

Los hematomas que van acompañados de otros síntomas, como dolor intenso, hinchazón o dificultad para mover el área afectada, pueden ser un indicio de una lesión más grave, como un esguince o distensión de ligamento.

Es importante tener en cuenta que no todas las lesiones de tejidos blandos provocan hematomas visibles y algunas lesiones pueden tardar varios días en mostrar signos de decoloración.

 

Razones por las que debería tomarse en serio sus lesiones de tejidos blandos:

Los síntomas suelen ser esquivos

Dependiendo de la ubicación y la gravedad de la lesión de los tejidos blandos, los síntomas pueden variar. Además, este tipo de lesiones también tienden a no ser visibles de inmediato.

Las lesiones de tejidos blandos afectan los músculos, tendones y ligamentos que sustentan la función corporal. Como se mencionó anteriormente, no son tan visibles como los huesos rotos, las lesiones de tejidos blandos pueden causar dolor de moderado a intenso y, si se descuidan, pueden provocar dolor crónico, tiempo de recuperación prolongado y agravamiento.

Ignorar una lesión de tejido blando puede provocar más daños y complicaciones. Los tejidos en curación forman tejido cicatricial, lo que resulta en una falta de fuerza muscular y espasmos musculares, que pueden afectar negativamente el rango de movimiento y la capacidad de la persona lesionada para regresar a las actividades físicas. Si una persona lesionada vuelve a realizar actividades físicas antes de recuperarse por completo, el riesgo de volver a lesionarse aumenta, prolongando aún más el tiempo de recuperación.

Es muy posible que se sienta lesionado, pero no tenga ningún marcador visual que le ayude a identificar qué podría estar mal o lesionado.

Síntomas como dolor de cuello, dolor de mandíbula, hormigueo en los hombros y visión borrosa son posibles indicadores de una lesión grave de los tejidos blandos. Incluso si no experimenta ninguno de estos síntomas o se siente herido, sea precavido y busque atención médica lo antes posible. Podría significar la diferencia entre un daño permanente y una recuperación total.

Un proveedor de atención médica puede determinar el alcance de la lesión, brindar un diagnóstico adecuado y recomendar opciones de tratamiento que promoverán un proceso de curación completo. La rehabilitación adecuada es una parte esencial de la recuperación y los ejercicios de rehabilitación deben completarse en su totalidad para evitar una nueva lesión y garantizar el mejor resultado posible.

 

Las funciones corporales se ven afectadas

El tejido blando de su cuerpo ayuda a sostener sus huesos y músculos. Cuando se produce una lesión en el tejido blando, esto puede hacer que se acumule sangre a su alrededor, lo que provoca un daño permanente. De hecho, el daño grave a los tejidos blandos puede afectar la capacidad de controlar los brazos, las manos, las piernas y los pies. Para quienes sufren un latigazo cervical, que afecta el cuello y la espalda, esto puede resultar especialmente incapacitante y doloroso.

 

Largo tiempo de recuperación

Dependiendo de la gravedad de la lesión, una lesión de tejido blando puede requerir meses para sanar o, en algunos casos, incluso podría convertirse en una afección crónica y es posible que la persona lesionada nunca logre una recuperación completa.

 

Cuestiones de responsabilidad

A menudo, las lesiones de tejidos blandos son el resultado de la negligencia de otra persona, en cuyo caso, usted podría tener derecho a una compensación financiera. No dude en comunicarse con un abogado experto en lesiones personales. Él o ella podrá ayudarlo a presentar su reclamo y garantizar que pueda responsabilizar a todas las partes responsables por sus lesiones y todos los costos asociados con ellas, incluido el dolor y el sufrimiento.

Antes de acudir a un abogado, ante todo debe cuidar su salud. Si duda en consultar a un médico o lo pospone, esto podría dañar su caso de lesiones personales y casi con seguridad tendrá un impacto negativo en su salud. Cuanto antes busque tratamiento, mejor.

 

Abogado de lesiones personales en Las Vegas

Si recientemente se lesionó en un accidente causado por las acciones negligentes o descuidadas de otra persona, es posible que se enfrente a facturas médicas, pérdida de trabajo o la posibilidad de una discapacidad permanente. Usted no debe asumir la carga de estos costos. En Shook & Stone, nuestros abogados de lesiones personales de Las Vegas han ayudado a innumerables clientes lesionados y discapacitados a obtener una compensación. Respaldado por más de 85 años de experiencia legal combinada, puede confiar en nuestra capacidad para representarlo y luchar atentamente en su nombre.

No lo dudes. Comuníquese con nuestra oficina hoy al 702-570-0000 para programar una revisión gratuita de su caso con un miembro experto de nuestro departamento legal y descubrir qué podemos hacer por usted.